Lee con tus hijos

3/07/2017

En mi casa nos gusta leer. A todos. A unos artículos científicos, a otros novelas, a otros poesía, a otros libros de cuentos. Todos leemos y a veces lo hacemos juntos aunque cada uno lea lo suyo.

Yo aprendí el gusto por la lectura de mis padres, que siempre leían antes de ir a dormir. De pequeña siempre les pedía un libro cuando me iba a la cama. Primero miraba los dibujos y después aprendí a leer.




Mi hijo es parecido a mí. Por eso, cuando paso una temporada sin leer activamente libros (a pesar de que lea otras cosas) me obligo a mí misma a hacerlo delante de él mientras está jugando o viendo la tele (sí, eso también lo hacemos en casa, aunque sólo dibujos animados). Puede parecer que no se da cuenta, que está a lo suyo, pero te ve leyendo y eso es esencial.

La biblioteca de mi casa se compone de tres estanterías llenas hasta rebosar de libros. Una de ellas tiene volúmenes técnicos sobre publicidad y diseño, que es lo que su padre y yo nos dedicábamos antes. Otra de ellas contiene libros de poesía, novelas, cocina, humor y divulgación. La tercera está en la habitación de mi hijo y tiene libros de cuentos, novelas infantiles, geografía, biología y tecnología. Me alegra, al mismo tiempo que me apena, saber que mi hijo sólo tiene más libros que muchos adultos.

A veces por las tardes nos sentamos en el sofá y leemos "El gran libro de ideas de LEGO". Lo comentamos y pensamos en creaciones que podríamos hacer con las piezas que tenemos (que son muchas). Por las noches leemos libros sobre mamíferos marinos (cetáceos, pinnípedos, sirenios), o sobre China o Australia. Otros días nos apetece más leer "Las aventuras del Capitán Calzoncillos", que no dejamos de tener cinco años o los libros de Pupi. Tenemos uno que te saluda cuando lo abres que es fenomenal.

En resumen, tenemos la mente inquieta también, no sólo las manos. Creo que es importante enseñar a los niños lo lejos que un libro te puede llevar y lo fuerte que puede hacerte sentir. Lo grande que te puede hacer y lo absorbente que puede llegar a ser. Os dejo con esta imagen que define tan bien la diferencia que supone una letra y el enfoque que se le da a la lectura.





You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe