Querido hombre de mi vida

3/08/2017

Hoy es 8 de marzo. A muchas personas se les llenará la boca con felicitaciones vacías. Otros clamarán "¿para cuando un día del hombre?" y otras chorradas por el estilo. El 8 de marzo conmemora el 25 de marzo de 1911, cuando 123 trabajadoras y 23 trabajadores de la fábrica Triangle Shirtwaist de Nueva York murieron calcinadas en las miserables instalaciones en las que trabajaban. Los responsables habían cerrado las salidas para evitar los hurtos, lo que les condenó inevitablemente.

Mujer bella es aquella que lucha
Mujer bella es aquella que lucha. ©Dreamstime de la imagen


Fuera de mi casa, reivindico todo lo que hoy significa. Aunque para mí, el día de la mujer es como cualquier otro día dentro de mi casa. Tengo la fortuna de haberme criado en un hogar donde mis padres se ocupaban ambos de las tareas del hogar; donde mi hermano y yo aprendimos a cocinar, planchar, coser, limpiar, etc. sin distinción de género; donde nunca se me prohibió forma alguna de expresión por ser una chica.

También tengo la suerte de haber encontrado un compañero de vida amable, cariñoso, inteligente, feminista, buen padre, buen marido, excelente amo de casa, genial colega de trabajo, mente inquieta y corazón amoroso. Es un rara avis, pero existe, os lo prometo.

Tengo un hijo al que trato de educar en valores de igualdad, de respeto a las personas y, por ende, a las mujeres. Trato de explicarle porqué decir "mira qué machote soy" no está bien. Trato de enseñarle que la violencia no está bien en ningún caso, que cualquier niña es igual que él, que no hay colores para unos o para otros.

Hoy le he llevado al cole y le he pedido que felicitase a sus maestras. Me parece que la felicitación no es la mejor expresión de este día, pero a un niño de cinco años no puedes pedirle reivindicaciones políticas que quizá no entienda. He visto cómo felicitaba a su maestra y cómo esta le daba un abrazo cariñoso y no he podido evitar pensar que si todas las madres les explicasen a sus hijos e hijas el motivo de este día, estaríamos plantando la semilla para una sociedad más sana e igualitaria en el futuro. A tenor de esta sensación, he escrito esta carta:


Como ya he comentado, este no es mi caso, pero es el caso de muchas, muchísimas mujeres que tienen que lidiar con esto todos los días. Siéntete libre de compartir esta carta. Está hecha para eso, para que despierte conciencias y haga rasguños en las ideas más arcaicas.

Buena suerte, chicas.
Un abrazo

You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images

Subscribe